La Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), entidad que promueve y defiende los derechos de 294 entidades de enfermedades poco frecuentes, muestra su disconformidad con la implementación del sistema de subastas de medicamentos en el SAS.

Desde FEDER, se alerta que esta medida puede hacer que el acceso a los medicamentos de personas con enfermedades poco frecuentes en Andalucía “pueda quedar gravemente comprometida”.

FEDER advierte que “los aspectos económicos son la única variable que ha movido el establecimiento de las subastas de medicamentos en Andalucía”. Es necesario alertar sobre el riesgo de que la forma de manejar la prestación sanitaria, en el amparo de un derecho fundamental como es el derecho a la salud de todos los ciudadanos, esté suponiendo un riego para la integridad física de los pacientes de esta Comunidad Autónoma. Por otra parte, es un hecho constatado que las subastas de medicamentos no han supuesto el ahorro esperado en el presupuesto sanitario. Además las consecuencias en la que esta medida se traduce en la salud de los ciudadanos, podría conllevar un coste extra para el sistema sanitario, que no se ha tenido en cuenta en la puesta en marcha de esta medida.

Desde FEDER se quiere recordar que las personas andaluzas con enfermedades poco frecuentes y sus familias no ven en la mayoría de ocasiones, cubiertas sus necesidades básicas y vitales a través del SAS. Las subastas de medicamentos provocan que el acceso equitativo al SNS de los andaluces esté disminuido en comparación con el resto de España. Las subastas de medicamentos provoca que los andaluces se encuentren en una situación desfavorecida con respecto al resto de españoles al excluirse medicamentos autorizados por el Ministerio de Sanidad, que sí se estén administrando en el resto del SNS.
Por todo ello, desde FEDER se quiere destacar el devastador impacto que esta medida puede acarrear y se quiere resaltar la necesidad de establecer un modelo de acceso al medicamento que se construya sobre la vertebración y articulación de la solidaridad de las personas y la cohesión entre las distintas autonomías por encima de un territorio.
Al igual que existen unos criterios de calidad para los medicamentos, se considera imprescindible que se amplíen los criterios que ya se establecen en la Ley de Farmacia de Andalucía, así como vigilar su cumplimiento, con el fin de garantizar el suministro de medicamentos dando respuesta satisfactoria a la demanda de los mismos conforme a las necesidades terapéuticas de los pacientes andaluces.

Desde FEDER se insiste en que desde las asociaciones de pacientes se han recogido casos en los que se observan problemas relacionados con los medicamentos que, junto a la práctica clínica diaria, ponen de manifiesto las consecuencias de la implantación y puesta en práctica de las subastas, disminuyendo la calidad de la asistencia sanitaria. El análisis de estos casos refleja la existencia de aspectos como la confusión, desconfianza y abandono terapéutico, que dan lugar a continuos riesgos para el mantenimiento de la salud de los mismos, ya que algunos de los afectados han pasado de considerarse “pacientes adecuadamente o aceptablemente controlados” a una situación de descontrol clínico y/o analítico.

Igualmente, en relación a las consecuencias que han supuesto las subastas andaluzas en las farmacias y en los médicos de la comunidad, FEDER señala que se están produciendo preocupantes situaciones de desabastecimiento en las farmacias de la comunidad, así como de la existencia de una privación de la capacidad de elección de los profesionales sanitarios en el ejercicio de su actividad.

Desde FEDER se insta a los agentes implicados a abrir vías de diálogo para encontrar una solución exigiendo a los poderes públicos andaluces que tomen las medidas y acciones que consideren oportunas para garantizar la sostenibilidad y el acceso al tratamiento para las personas con enfermedades raras.

Descarga aquí el posicionamiento