La Comisión de Salud del Parlamento de Cataluña aprobó el pasado mes de febrero la propuesta de Resolución sobre la Incorporación de Psicólogos Clínicos en los centros de Atención Primaria, una propuesta que se planteó en mayo de 2016. Con esta propuesta, se pretende aproximar la ratio de psicólogos a la de la media de la Unión Europea, esto es, una ratio de 18 psicólogos por cada 100.000 habitantes para cubrir la demanda real actual.

A través de esta propuesta, se alertaba de la escasez de recursos disponibles en la red pública para hacer frente a las demandas crecientes de apoyo psicológico por parte de la sociedad, necesidades especialmente visibles en Salud Mental, «donde nuestro sistema pone énfasis en el tratamiento de los psicofármacos» explica Isabel Motero, Responsable del Servicio de Atención Psicológica (SAP) de FEDER.

Esto, en palabras de Motero, «supone un sobrecoste para la Administración Pública en contraposición al tratamiento psicológico, que no tiene efectos secundarios, posibilita una menor cronificación de los casos, reduce las bajas laborales y, por ende, supone un ahorro considerable en los presupuestos sanitarios». En España, los costes económicos de la depresión, la ansiedad y las somatizaciones en el año 2010 alcanzaron los 23.000 millones de euros, el 2,2% de PIB, más de la mitad de los costes anuales por salud mental.

Desde FEDER «aplaudimos la Proposición No de Ley aprobada por la Asamblea de Madrid, y hoy celebramos que en Cataluña ha aprobado su propuesta autonómica. Así mismo, instamos al nuevo Gobierno que estas acciones se vayan replicando en el resto de Comunidades Autónomas en beneficio de la salud de la población».

Abordando las ER desde la atención primaria

En Atención Primaria es donde se produce el primer encuentro entre los profesionales y las familias. «Las consultas, en muchas ocasiones y en el caso de las enfermedades raras (ER), suponen una mezcla de problemas tanto físicos como emocionales, y ambas requieren de atención por parte de profesionales especializados» explica Motero, poniendo el foco de atención en «el papel del profesional de la psicología, que garantizaría la detección y tratamiento de dificultades emocionales o conductuales de la persona, y por tanto, podría prevenir que estas dificultades se compliquen y cronifiquen».

La presencia de un psicólogo o psicóloga en los centros de Atención Primaria, y otros servicios garantiza a los pacientes graves y crónicos y sus familiares recibir el apoyo que necesitan como consecuencia de los cambios vitales que suponen este tipo de enfermedades. En el caso de las ER, «en su gran mayoría el diagnóstico es tardío, con una media de 5 años hasta conseguirlo. Durante este proceso, las personas pasan por sentimientos de soledad, incertidumbre, inseguridad, etc... Todos estos sentimientos negativos, si son abordados de una forma temprana por el sistema sanitario, conllevarán una gran ventaja para el mismo, ya que se podrían reducir costes, evitar peregrinajes e indudablemente, ayuda a las personas afectadas y a sus familiares en manejar y afrontar la situación de una mejor manera» desarrolla la Responsable de la Atención Psicológica de FEDER.

Así mismo, el I Estudio de Necesidades Sociosanitarias de personas con enfermedades raras en España (Estudio ENSERio) arrojó como conclusiones, la necesidad de reforzar los servicios de apoyo psicológico y emocional a las personas cuidadoras. Es decir, «a todas las familias que hacen frente al desconocimiento e incomprensión de las ER, además de la condición de discapacidad, un duro e inesperado reto que afrontar» señala Motero.

Por último, concluye que «aún es necesario promover, desde servicios especializados, la puesta en marcha de programas sistemáticos y evaluables de intervención y asesoramiento psicológico que ayuden a las familias cuidadoras a administrar la tensión, reducir el estrés y a aprender a cuidar de sí mismos».

Última actualización: 12/04/2017.