Fuente: IREKIA. Euskadi, al igual que otros países europeos, viene celebrando desde hace años el Día de la Seguridad del Paciente el 17 de septiembre, pero no ha sido hasta la última Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebrada esta primavera, cuando se ha establecido esta fecha como Día Mundial de la Seguridad del Paciente. Su objetivo es movilizar a pacientes, trabajadores de la salud, encargados de formular políticas, académicos, investigadores, redes profesionales y la industria del cuidado de la salud para defender la Seguridad del Paciente y situarla como una prioridad de salud global.

En este contexto, y con este objetivo, por segundo año consecutivo, el Departamento de Salud y Osakidetza han planificado un conjunto de acciones, entre el 16 y 22 de septiembre, que constituirán la denominada “II Semana de la Seguridad del Paciente”, unos días, para sensibilizar y promover la cultura de la seguridad en Euskadi. Esta iniciativa se enmarca en el desarrollo de la Estrategia de Seguridad del Paciente 2020, que pretende ahondar en los logros obtenidos con la anterior Estrategia 2013-2016, primer documento que recogía los diferentes proyectos en materia de Seguridad del Paciente impulsados por Osakidetza y que da continuidad a la trayectoria de la organización en este ámbito.

Desde FEDER no nos quisimos perder esta oportunidad de participar y por ello, estuvimos representados por Juanamaría Saénz Rodríguez, miembro de la Junta Directiva de la Federación, quien estuvo en una mesa informativa, contribuyendo a sensibilizar sobre la culta de la seguridad y quien visibilizó las enfermedades poco frecuentes. 

En palabras de la Consejera de Salud, Nekane Murga, es necesario perseverar en el esfuerzo colectivo para asegurar la máxima seguridad y esto implica seguir avanzando para que la cultura de la seguridad del paciente eche raíces profundas y sólidas en Euskadi. Para ello, y en un sistema sanitario avanzado como el nuestro, es fundamental el esfuerzo conjunto de la organización y sus profesionales, pero también el de la ciudadanía.

Con este objetivo, fomentar la implicación de la ciudadanía en su propia seguridad, a lo largo de esta semana profesionales de Osakidetza, estudiantes de ciencias de la salud y asociaciones de pacientes se encargarán, de informar a la población de la importancia de participar en esta tarea haciendo hincapié en tres aspectos clave: identificarse correctamente cuando se acude a los centros sanitarios, conocer su tratamiento habitual y realizar una correcta higiene manos, una de las principales medidas para prevenir la trasmisión de infecciones.

Se trata de que los pacientes, sus familiares y cuidadores puedan contribuir a prevenir y/o detectar precozmente los fallos que puedan originarse durante la asistencia. Una tarea nada sencilla, puesto que requiere un enfoque integral y equilibrado que incorpore y potencie el papel del paciente, sin olvidar que la responsabilidad principal de la seguridad recae en el propio sistema sanitario.

Entre las acciones en seguridad en el ámbito interno y corporativo, esta semana, se van a presentar dos iniciativas novedosas el “Protocolo de prevención de las Infecciones Urinarias asociadas a sondaje vesical”, dirigido a proteger a las y los pacientes, y el “Protocolo de Atención a las Segundas y Terceras Víctimas” dirigido a la atención de las y los profesionales.

La prevención y control de las Infecciones Relacionadas con la Asistencia Sanitaria (IRAS), es una de las líneas de acción estratégica de Osakidetza en seguridad. Una de las infecciones de este tipo más frecuentes, son las infecciones urinarias asociadas a sondaje vesical. Con el objetivo de reducirlas, se ha realizado el “Protocolo de prevención de las Infecciones Urinarias asociada a sondaje vesical”, elaborado por un grupo multidisciplinar de profesionales de las distintas organizaciones de Osakidetza.

Así mismo, se publicará el “Protocolo de Atención a las Segundas y Terceras Víctimas” que aborda, en el marco de una gestión integral de los incidentes de seguridad, de manera específica la atención a los profesionales implicados en un evento adverso que pueden verse afectados por esa experiencia (segundas víctimas) y la propia administración que también puede verse implicada, (terceras víctimas).

Última actualización 25/09/2019

 

 

Pin It