El pasado martes 4 de febrero, se presentó en El Colegio de Psicologos de Madrid el libro «El dolor sí tiene nombre», un libro solidario con las personas que conviven con una enfermedad rara.
La autora del libro, Leonor Pérez de Vega, quien hizo la presentación destacaba “Qué mejor escenario que poder hablar del dolor que ante pacientes y profesionales de la salud, y en particular doctores y psicoterapeutas.”
Lejos de utilizar términos de carácter médico para explicar su particular dolencia, la neuralgia trigeminal, además teniendo en cuenta que febrero es el mes de las enfermedades raras; Leonor recordó el hecho muy asociado al ámbito psicológico y es el de estar calificada esta dolencia como la neuralgia del suicidio. Este y otros muchos motivos son claves para la atención tanto de las necesidades físicas como las emocionales de las personas que conviven con esta enfermedad.
En la presentación, la autora relató cómo Kurere contactó con ella para proponerle y animarle a escribir este libro, explicó la estructura particular del mismo, la importancia de los aspectos emocionales y las frases hechas que tanto daño hacen a las personas que conviven con esta patología. Esas palabras que no curan, en un auditorio con pacientes y profesionales que después amablemente participaron en el debate, sobre dolor, enfermedad rara, ayuda emocional, terminología que nunca debería utilizar un médico, y un largo etc.
El libro «El dolor sí tiene nombre», es un libro solidario cuyos beneficios irán destinados a la información, investigación y ayuda en enfermedades raras y dolor crónico.

Introducción «El dolor sí tiene nombre»

El dolor sí tiene nombre es una pequeña historia vital sobre cómo se vive con dolor crónico cuando este lleva más de media vida amarrado a la misma. Cuando entra a formar parte de ella, en un momento en el que eres joven y todos son proyectos e ilusiones, tu mente se bloqueada negando lo que ha venido para quedarse sin tu saberlo. La idea de poner nombre al dolor me surge ante la necesidad de dar a conocer a la persona que se halla detrás. No he querido hacer un diario de abordo, sino adentrarme en mis sentimientos y compartirlos para intentar ayudar a otros y a mí, al ser la escritura uno de mis medios de distracción al dolor. Por esa razón en el mismo destaco aspectos personales (incluidos los emocionales que también provocan otro tipo de sufrimiento), sociales, laborales, familiares y alguno otro de carácter médico, sin pretender analizarlo desde este último pues no es su finalidad. El objetivo es acercar a la sociedad una enfermedad silenciosa e invisible que se merece un poco más de compresión. Es un libro solidario de la Editorial Kurere, todos los derechos están cedidos a la visibilidad, ayuda psicológica en materia de dolor e investigación.

Última modificación: 25/2/20

Pin It