La Disfonía Espasmódica es una de esas 7.000 enfermedades raras que afectan al 7% de la población mundial y alrededor de 3 millones de persona en nuestro país. Esta patología consiste en un desorden de la voz debido a una interrupción del control motor laríngeo, que origina movimientos involuntarios de la musculatura laríngea durante la fonación. Esto puede tener como consecuencia un excesivo cierre glótico o una aproximación irregular de las cuerdas vocales.

Encarnación Caballero convive desde hace más de diez años con esta patología. Ella, junto con otros afectados, fundaron en septiembre de 2005, en El Puerto de Santa María (Cádiz), la Asociación Española de Disfonía Espasmódica (AESDE). Así, Caballero como Presidenta junto con Dolores Almendro (Vicepresidenta) y algunos vocales como Juan de Dios Garay o Maleni Rosso, ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas con esta enfermedad, que en la provincia gaditana afecta a un total de 150 personas.

Este año, la asociación cumple su décimo aniversario y en él, AESDE ha sabido contar con el respaldo de sus socios y cantidad de especialistas del mundo de la voz, como Ignacio Cobeta (Jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid), de Ángeles Dorantes (Logopeda del servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz) o de la psicóloga Lucía González, cuya ayuda ha sido esencial para la aceptación de los afectados.

Conscientes de la importancia de esta causa, la asociación ha celebrado cantidad de jornadas por el Día Nacional de la Disfonía Espasmódica (el 19 de septiembre) con el objetivo de dar a conocerla y de servir como punto de encuentro y apoyo de las familias que con ella conviven. Además, también organiza desde hace siete años la Muestra de Dibujo para Mayores, cuya última edición está destinada a la Feria de Primavera, Fiesta del Vino Fino y al mundo taurino.

Toda la información sobre la Disfonía Espasmódica y esta Asociación en su página web.

Pin It