También conocida como:

Beta-galactosidasa, Déficit de
Landing, Enfermedad de

Descripción:

La gangliosidosis GM1 es una enfermedad neurodegenerativa, caracterizada por la acumulación de gangliósidos GM1. Hay tres tipos de gangliosidosis GM1. La forma infantil (tipo I) que tiene su inicio en los tres primeros meses de vida, con encefalopatía progresiva y amaurosis. La hepatoesplenomegalia está presente desde el inicio, junto con infiltración cutáneo-mucosa (que provoca una facies tosca) y con deformaciones esqueléticas (incluyendo cifoescoliosis). El retraso o parada del desarrollo, seguido por un deterioro neurológico progresivo suele presentarse durante los 6 primeros meses de vida. En el 50% de los casos, se encuentran manchas rojo cereza en la mácula. Hay altos niveles de oligosacáridos en la orina. El tipo juvenil (tipo II) se inicia entre el primer y el 5º año de edad. El síntoma principal es la ataxia motora que acaba conduciendo a un estado de descerebración con ataques epilépticos. La afectación visceral es leve. En las formas adultas (tipo III o gangliosidosis GM1 crónica), el inicio se da a una edad variable, a veces juvenil pero el diagnóstico no se realiza hasta la edad adulta. Los signos clínicos son similares a los de las formas juveniles de la enfermedad de Parkinson, degeneración espinocerebelar o distonía. No hay afectación visceral y no hay manchas rojo cereza. El déficit intelectual puede ser inicialmente leve o ausente pero con un progreso a lo largo del tiempo. La gangliosidosis está provocada por una deficiencia en la betagalactosidasa lisosomal (beta-gal). Se transmite de forma autosómica recesiva. El gen responsable se localiza en el cromosoma 3 (3p21-33). Se ha identificado una docena de mutaciones, que impiden la fosforilación del precursor de la beta-galactosidasa, produciendo la secreción, en lugar de la vehiculización, hacia los lisosomas. La deficiencia en beta-galactosidasa y la acumulación de GM1 parece inducir la activación indirecta de una vía apoptótica neuronal. El diagnóstico puede confirmarse mediante la biopsia de piel y la comprobación de la baja actividad enzimática de la beta-galactosidasa en leucocitos y en fibroblastos en cultivo. Existe la posibilidad de detectar los individuos heterocigotos y hacer un diagnóstico prenatal. El pronóstico depende de la edad de inicio de la gangliosidosis. La esperanza de vida no va más allá de los dos años de edad para la forma infantil y raramente permite alcanzar los 20 años para la forma juvenil. El fenotipo de la forma adulta de la gangliosidosis es variable, pero las secuelas neurológicas progresivas suelen reducir la esperanza de vida. Para las formas de progresión lenta se está estudiando un tratamiento (Miglustat) con el objetivo de inhibir la síntesis de gangliósidos. *Autores: Profs. N. Baumann, y J.C. Turpin (abril 2006)*.
/p

Socios de FEDER

Asociación Española de las Mucopolisacaridosis y Síndromes Relacionados

Links a Bases de datos Médicas

Otros Links de interés

SIO - Servicio de Información y Orientación

Pin It