También conocida como:

Granulomatosa Fatal de la Infancia, Enfermedad
Síndrome del Neutrófilo Impotente
Granulomatosis Crónica Familiar

Descripción:

La enfermedad granulomatosa crónica es una enfermedad extremadamente rara del metabolismo oxidativo de los neutrófilos y los monocitos (tipos de glóbulos blancos), caracterizada por granulomatosis (granuloma es un tumor formado por tejido conjuntivo que se forma en la curación de una herida o úlcera) extensas y una mayor propensión a tener infecciones.

Se debe a una anomalía hereditaria de las células fagocíticas (fagocitosis es el fenómeno por el que ciertas células engloban y eliminan microorganismos y restos celulares) del sistema inmunológico, originada en una disfunción del NADPH oxidasa (nombre de la nicotinamida adenina dinucleótido fosfato oxidasa, complejo enzimático de la membrana plasmática que interviene en el metabolismo celular, en reacciones de oxidación-reducción, el las que se generan radicales libres) que produce una deficiencia de la función microbicida de los fagocitos, debido a la incapacidad para producir H2O2 y anión superóxido, lo que lleva a la presencia de infecciones recurrentes causadas por diversos tipos de bacterias y hongos.

Se estima una incidencia que oscila entre 1/200.000 y 1/1.000.000 afectando sobre todo al sexo masculino.

Los síntomas suelen comenzar alrededor del primer o segundo año de la vida, sin embargo, los casos más leves pueden comenzar durante la adolescencia e incluso en la vida adulta.

Presentan infecciones recurrentes que afectan con mayor severidad a los aparatos gastrointestinal y respiratorio, manifestándose clínicamente por adenopatías (inflamaciones de los ganglios) sobre todo a nivel del cuello, hepatoesplenomegalia (hígado y bazo anormalmente grandes), osteomielitis (inflamación simultánea del hueso y de la médula ósea), infecciones articulares, diarrea recurrente o crónica (que tiene un curso prolongado por mucho tiempo), septicemia (infección o contaminación generalizada) e infecciones de la piel más frecuentes por S. aureus: piodermitis (infección cutánea generalmente por estafilococos), forunculosis, impétigo (vesículo pústulas que se que se desarrollan alrededor de un pelo generalmente por estafilococo), abscesos (colección de material purulento) y granulomas (masa formada por tejido conjuntivo que se forma en la curación de una herida o úlcera) cutáneos; fístulas (comunicación anormal entre dos órganos internos o hacia la superficie corporal) perianales y rectales; úlceras (lesión circunscrita en forma de cráter que afecta a la piel o las mucosas producida por la necrosis asociada a algunos procesos inflamatorios, infecciosos o malignos) crónicas por fistulización de una adenitis supurada a nivel del cuello, estomatitis (inflamación de las encías) crónica, úlceras orales y una dermatitis (inflamación de la piel) similar a la atópica.

El diagnóstico de sospecha es clínico, el diagnóstico de confirmación se realiza demostrando el déficit de la capacidad oxidativa de los fagocitos, que se realiza con mayor frecuencia mediante la prueba del nitroblue tetrazolium, aunque también pueden realizarse otras técnicas como: medición directa de la producción de superóxido, reducción de ferrocitocromo u oxidación de dihidrorodamina con citometría de flujo.

Es recomendable realizar radiografía de tórax y gammagrafías ósea y hepática para evaluar la afectación de estos órganos.

El tratamiento de las infecciones agudas debe ser agresivo y con los antibióticos apropiados, determinados mediante antibiograma (resultado del estudio de sensibilidad de un microbio frente a diversos antibióticos); los abscesos de los ganglios linfáticos del cuello requieren drenaje quirúrgico.

Se discute el uso de interferón-gamma y de antibióticos preventivos para tratar de disminuir la frecuencia de las infecciones.

Aunque el tratamiento antibiótico prolongado ayuda a reducir las infecciones, la severidad de las infecciones recidivantes pulmonares suele provocar la muerte prematura.

El transplante de médula ósea puede estar indicado, aunque debe hacerse una selección muy cuidadosa de los pacientes, ya que la inmunosupresión necesaria para prevenir el rechazo del transplante plantea problemas; y esto ha reducido considerablemente la indicación del trasplante.

La enfermedad granulomatosa crónica presenta una gran heterogeneidad genética y se han identificado diferentes mutaciones responsables de 4 formas genéticas de la enfermedad; en el 50-65% de los casos, la mutación afecta al gen que codifica la subunidad gp91phox del complejo enzimático. Esta mutación se hereda como un rasgo recesivo ligado a X y se localiza en el brazo corto del cromosoma X (Xp21-1). El resto de los casos se deben a mutaciones de los genes que codifican las subunidades p47phox, p67phox y p22phox, localizadas en cromosomas somáticos y que se heredan con un patrón de herencia autosómico recesivo.

Las mujeres heterocigotas portadoras de mutaciones gp91phox no tienen un mayor riesgo de infecciones graves repetidas, aunque presentan mayor riesgo a padecer lupus discoide o sistémico y afecciones de la cavidad oral tales como estomatitis aftosa y queilitis granulomatosa.

Autores y fecha de última revisión: Drs. M. Izquierdo, A. Avellaneda; Diciembre-2003


/p

Socios de FEDER

Asociación Española de Déficits Inmunitarios Primarios
Associació Catalana de Dèficits Inmunitaris Primaris

Links a Bases de datos Médicas

Otros Links de interés

SIO - Servicio de Información y Orientación

Pin It