El Grupo Socialista castellano leonés propondrá en el pleno de las Cortes, el próximo miércoles, la creación de una tarjeta sanitaria para los menores con algún tipo de discapacidad y afectados por enfermedades graves, para que no tengan que hacer frente al copago del cuarenta por ciento sobre los medicamentos.

Al término de una reunión del Grupo Socialista con varias asociaciones de discapacitados a nivel autonómico, el encargado de anunciar esta proposición no de ley ha sido el portavoz de los socialistas, Luis Tudanca, quien ha explicado que actualmente estos menores tienen que hacer frente a este copago ya que usan la tarjeta sanitaria de sus padres.

Esta medida también incluirá una solicitud al Gobierno central para que reconozca el derecho a la gratuidad de la prestación farmacéutica para los menores de edad con un grado de discapacidad igual o superior al treinta y tres por ciento.

Las familias que en la actualidad tienen que hacerse cargo de un menor discapacitado tienen que desembolsar mensualmente entre cuatrocientos y quinientos euros en todo lo necesario para el cuidado sanitario de sus hijos e hijas, ya que la ley solo exime de pago a los alimentos, no así a los medicamentos.

Este es el caso de María de Pablos, o como ella prefiere que le llamen, María, la madre de Celia, una niña con "muchos y muy graves problemas" a los que tiene que hacer frente su familia, que invierte mensualmente cerca de cuatrocientos euros en sus cuidados, sin contar con los gastos añadidos como la compra de una silla de ruedas adaptada, que puede llegar a los 7.000 euros, ha reconocido.

Con esta experiencia propia, hace dos años María decidió abanderar una propuesta que "pronto el PSOE recogió el guante", para la creación de una tarjeta sanitaria propia para estos menores discapacitados y con enfermedades raras, pues se calcula que actualmente hay en Castilla y León 5.000 niños con discapacidad y más de 32.000 afectados por enfermedades raras.

Estos niños, en la mayoría de los casos, tienen que pagar un cuarenta por ciento del valor de sus medicamentos y no perciben ninguna pensión hasta que no son mayores de edad, por lo que esta proposición persigue que las leyes "sean iguales para todos", ha defendido por su parte el presidente de CERMI, Francisco Sardón.

Tener un hijo discapacitado es una "lotería" que puede tocar a cualquiera, por ello hay que legislar de tal forma que se pueda hacer la vida "más fácil" a futuras personas que tengan que pasar por esta situación, ha sostenido.

Por ello la creación de esta tarjeta sanitaria, que sería pionera en España, es un "gran paso", ha subrayado María de Pablos. EFE

Fuente.

Última actualización: 16/03/2017.