El Fondo de Cohesión Sanitaria (FCS) se ha quedado sin financiación en los Presupuestos de 2016. Dicho instrumento nació en 2001 con el fin de garantizar que cualquier ciudadano que no tuviera acceso en su Comunidad Autónoma a un determinado tratamiento lo pudiera recibir en otra. De esta forma, la partida que aseguraba la igualdad en el acceso a los servicios sanitarios desaparece de las cuentas públicas.

“Como resultado, las comunidades tendrán que compensarse los gastos entre ellas, lo que podría dificultar, o incluso llegar a impedir, que se acepten pacientes de otras regiones”, anticipa Juan Carrión, Presidente de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER).

La derivación a pacientes a CSUR, supeditada a las CCAA

El FCS ha servido, durante años, para financiar los tratamientos en los Centros, Servicios y Unidades de Referencia (CSUR) nacionales, enfocados, entre otros aspectos, para el tratamiento y seguimiento de algunas Enfermedades Poco Frecuentes.

Tras la aprobación del proyecto de Presupuestos, el FCS pasa a tener una “naturaleza extrapresupuestaria”, lo que se traduce en que, desde ahora, la derivación de pacientes a CSUR ha dejado de tratarse de una cuestión de responsabilidad estatal, quedando supeditada a las cuentas internas de las distintas Comunidades Autónomas (CCAA).

De esta forma, “las comunidades comunicarán el importe que les ha supuesto atender a pacientes de otras regiones, se nivelarán los saldos positivos y negativos y el dinero se ingresará en una cuenta de la Secretaría General del Tesoro gestionado por el Ministerio de Sanidad”, añade Carrión.

Por su parte, “desde FEDER ya habíamos denunciado expresamente que había dejado de existir un crédito habilitado en los Presupuestos para la asistencia prestada en CSUR”, señala el Presidente. Desde la Federación ya se había denunciado que, en la práctica, el FCS ya había pasado a una naturaleza extrapresupuestaria, todo ello “en contra de lo que expone la norma reguladora de los CSUR y de la finalidad por la que se crean los mismos”, incide Juan Carrión.

Por eso, “lamentamos profundamente haber sido desoídos por las instancias públicas, ya que dejar de financiar el FCS genera más desigualdad en el acceso a las prestaciones sanitarias”.

Consecuencias directas de la medida

“Queremos advertir, una vez más, de las consecuencias negativas directas que esta medida traerá consigo”, señala Carrión. Entre ellas, la Federación ha destacado la importante disminución del número de derivaciones de pacientes, ya que las CCAA de origen se mostrarán reticentes a la derivación al tener que asumir los gastos de la misma. En la misma línea, se aumentará el rechazo en la recepción de estas derivaciones, al tener que asumir las CCAA de destino los gastos de la atención sanitaria.

Consecuencia de todo ello, las CCAA se mostrarán más reticentes y menos dispuestas a la hora de proponer al Ministerio hospitales candidatos a la designación de CSUR, lo que a la par se traduce en una disminución de CSUR designados para el tratamiento de ER por lo que no queda garantizada la sostenibilidad económica de los mismos ni sus procedimientos de derivación.

“Es decir, todo ello traerá consigo un enorme retroceso en la calidad de vida de quienes conviven con Enfermedades Poco Frecuentes, uno de los principales colectivos afectados por la medida ya que son precisamente los CSUR los que de alguna forma pueden paliar las consecuencias negativas derivadas ante el desconocimiento, la falta de diagnóstico y la carencia de medicamentos específicos”, señala Juan Carrión, quien también ha señalado que “la desigualdad en el acceso equitativo a Medicamentos, en este caso, Huérfanos tornará la atención sanitaria de los CSUR en ineficaz”.

Encontrar soluciones

Desde FEDER instan a los agentes implicados a abrir vías de diálogo para encontrar una solución exigiendo a los poderes públicos que tomen medidas y acciones que consideren oportunas para garantizar la sostenibilidad y el acceso al tratamiento para las personas con Enfermedades Raras.

También señalan diferentes propuestas para que se doten y garanticen, mediante partidas específicas en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, tanto el coste de la asistencia sanitaria que se presta en los CSUR, la derivación de pacientes a los mismos, como el acceso equitativo a los Medicamentos Huerfános, independientemente de la Comunidad de residencia.

Todo ello con el fin de garantizar, a su vez, la igualdad en el acceso a las prestaciones sanitarias en todo el territorio nacional, ya que desde FEDER “consideramos que la Administración del Estado es competente para asegurar un mínimo igualatorio en todo el territorio nacional que proporcione unos derechos comunes a todos los ciudadanos”, al igual que, como añade Carrión, “debe actuar si se produce desigualdad en el acceso a las prestaciones sanitarias”, en línea con lo que establece al respecto el Tribunal Constitucional.