El 7 de octubre se celebra el Día Internacional de la Neuralgia del Trigémino o Trigeminal. Nos sumamos a esta jornada que pretende concienciar sobre esta enfermedad poco frecuente del Sistema Nervioso Periférico.

Una neuralgia es un dolor intenso que se da en un nervio sensitivo y sus ramificaciones o en el área en que se distribuye ese nervio y que surge por la irritación o el daño en el propio nervio. En el caso de la del Trigémino, es la que se produce en partes de la cara. Así, las zonas que se ven afectadas son frente, boca, mandíbula, orejas, labios, nariz, cuero cabelludo o mejillas.

La persona que convive con Neuralgia Trigeminal pasa por episodios de intenso dolor en esta parte del cuerpo, similar a la sensación de calambre o shock eléctrico. Aproximadamente 1 de cada 15.000 a 20.000 personas convive con esta patología que, se da más frecuentemente en mujeres mayores de 40 o 50 años. Si no se encuentra ninguna causa a este dolor -cosa que es común- se denomina Neuralgia del Trigémino Idiopática.

Esta Neuralgia también puede estar causada porque el paciente tenga Esclerosis Múltiple u otras enfermedades que dañen los nervios, por un tumor o vaso sanguíneo hinchado, por un trauma facial o por una cirugía oral. Los episodios de dolor, generalmente, surgen tras realizar actividades cotidianas que producen un estímulo en el área; como por ejemplo después de masticar, cepillarse los dientes, afeitarse o lavarse la cara. Estos episodios duran desde pocos segundos hasta varios minutos y, en los comienzos, los dolores suelen ser confundidos con problemas dentales.

“Desde FEDER nos solidarizamos con las personas que conviven con Neuralgia del Trigémino y con sus familiares y resaltamos la importancia de concienciar a la ciudadanía sobre lo que supone convivir con este dolor y las consecuencias que puede tener en la vida diaria de la persona”, apunta Juan Carrión, Presidente de FEDER y de su Fundación.

El diagnóstico de la Neuralgia Trigenimal consiste en el examen del nervio trigémino y la exploración neurológica suele ser necesaria, también se analiza el episodio de dolor (intensidad, tipo y localización). En cuanto al tratamiento, los métodos farmacológicos o quirúrgicos pueden reducir o eliminar estos dolores, aunque no siempre es posible.

Última actualización: 6 de octubre de 2017.

 

Pin It