Soy un Ave Fénix que ha revivido de las cenizas, asumiendo el nuevo reto, y alimentando mi capacidad de fortaleza, dándole un sentido positivo a mi vida, permitiendo desarrollar, descubrir y potenciar mis capacidades, talentos creativos sin perder el optimismo a través de la constancia, paciencia y la búsqueda de ayuda para poder continuar este nuevo camino lleno de cambios, duelos, reencuentros, y esperanzas.

Hace dos años que comenzó mi peregrinaje…busco y busco y no me canso de buscar.

Gracias a mi búsqueda, en la actualidad, me siento muy satisfecha y contenta porque en mi camino recorrido he podido comprobar que no estoy sola. Hay profesionales, instituciones y personas que tienen las mismas necesidades, el mismo anhelo que es, buscar ayuda para escucharse con empatía entre iguales y distintos, poder adquirir más herramientas y vivencias que nos permitan abrir ventanas positivas para poder disfrutar, encontrar esa paz, tranquilidad de sentirme bien en plenitud.

Entender que es necesario un trabajo colaborativo, asociativo y cooperativo de lobby, redes que me permitan encontrar mi lugar en ese puzle de las llamadas “enfermedades raras”, para aportar y que me aporten visibilidad, buscar soluciones a los retos del día a día.

Debo seguir cultivando la paciencia…estoy realizando un duelo y plantando mi semilla para tener una proyección profesional positiva y plena.

He aprendido que tengo que reírme más de mí misma, disfrutar y relativizar los errores ya que, son algo natural y que siempre suceden.

A día de hoy, puedo comprobar el gran trabajo realizado para mejorar mi calidad de vida y autocuidado, que voy poco a poco, pero han sido muchas las puertas que he tocado y he podido abrir…He sabido buscar ayuda y colaboración de personas cualificadas profesionalmente, que me han servido para empoderarme, y enfrentarme a las fuerzas de poder asimétricas que vivo en mi trabajo haciendo valer la ley de Riesgos Laborales y de esta forma,  no permitir más condiciones laborales que pongan en peligro mi salud laboral y produzcan un desgaste en mi enfermedad.

Las situaciones vividas a raíz de mis brotes y bajas médicas, me han brindado un tiempo muy valioso para poder reflexionar, valorar, vivir y disfrutar del presente, reforzando mis capacidades para transformar una experiencia tan dolorosa a través del arte y la creatividad, para disfrutar de la belleza que encierra la vida cotidiana en mi entorno, redescubrir los parques, plazas y la naturaleza que me brinda mi propia ciudad, actuando como catalizador para redescubrir mis propias capacidades y limitaciones.

En este camino recorrido he podido reflexionar, para superar esta experiencia tan dolorosa, ha sido importante tomar conciencia y seguir caminando, buscar el apoyo social y ayuda profesional, que me están proporcionando las herramientas necesarias para lograr la resiliencia.

Última actualización 11/07/2019

 

Pin It