Descripción:

La vasculitis cutánea es un trastorno histopatológico caracterizado por una inflamación neutrofílica transmural de la pared de los vasos sanguíneos asociada con necrosis fibrinoide, llamada vasculitis leucocitoclástica (LCV). Los signos clínicos relacionados con la vasculitis cutánea se presentan cuando hay implicación de los vasos sanguíneos pequeños y/o medios. La vasculitis de los vasos pequeños se puede manifestar. La vasculitis de los vasos pequeños puede manifestarse como púrpura palpable, urticaria, pústulas, vesículas, petequias, o lesiones de tipo eritema multiforme. Los signos de la vasculitis de los vasos medianos incluyen: livedo reticularis, úlceras, nódulos subcutáneos y necrosis digital. Se desconoce la prevalencia de la vasculitis con afectación de la piel. La vasculitis puede afectar cualquier sistema orgánico, pudiendo limitarse a la piel o llegar a ser sistémica. A pesar de que la vasculitis es idiopática en el 50% de los casos, comúnmente se presenta asociación de infecciones, enfermedades inflamatorias, uso de fármacos y malignidad. El tratamiento de la vasculitis cutánea sigue cuatro pasos secuenciales: confirmar el diagnóstico con una biopsia de piel, evaluar el trastorno sistémico, determinar la causa o asociación, y el tratamiento basado en la gravedad del caso. *Autores: L. Chung, M.D. y D.Fiorentino, M.D., Ph.D (marzo 2005)*.
/p

Socios de FEDER

Asociación Española de Vasculitis Sistémicas

Links a Bases de datos Médicas

Otros Links de interés

SIO - Servicio de Información y Orientación

Pin It